Circuito Parque Sarmiento

Córdoba tuvo su primer gran escenario en el circuito de “La Tablada” abarcando el camino a Argüello, la recta a Villa Allende, el km 14 y la Recta Martinolli. Comenzó a correrse allí en 1923 y en la década del 30 no se utilizó más. Luego vinieron los circuitos ruteros y de montaña, los escenarios de tierra en el interior, pero sin ninguna duda el lugar que llenó una época en el deporte mecánico cordobés fue el Parque Sarmiento, hoy también un recuerdo para los amantes del ruido. Ya desde 1926 comenzó a utilizarse un circuito que abarcaba la Avenida del Dante y la interminable curva que da al Regimiento 114 de Comunicaciones. De allí su denominación “circuito de los Cuarteles

La actividad siempre intensa se prolongó hasta fines de 1971 cuando una prohibición de las autoridades provinciales cerró definitivamente el ciclo del “tradicional circuito del Parque Sarmiento”. Allí también, en 1960, el Automoto Club Carlos Paz hizo disputar la primera carrera internacional de Fórmula 1, ganada por Maurice Trintognant con un Cooper Climax, utilizándose también un tramo de la ruta 9.

Su profusa arboleda y sectores de riesgo donde se apiñaban los espectadores le daban al Parque Sarmiento una característica especial. Eso a lo largo de 50 años le permitió ocupar un lugar de trascendencia dentro del deporte mecánico.

Fueron muchos los circuitos que se trazaron: el de “los Cuarteles”, el del “Rosedal”, “el ocho” que cortaba la recta principal de la avenida Del Dante. También quedaron en el recuerdo curvas famosas como “las del mástil”, la “del Dante”, “la viborita”, la del “zoológico”, etc. Los días de competencia el infernal rugido de las máquinas se escuchaba desde la ciudad y millares de espectadores vieron allí competir a grandes figuras del motociclismo como Taddía, Gonzálvez, Rueschm Bagnis, Caldarella, Gradassi y ver también en acción a máquinas como la Honda, la Bultaco y otras que en diversas confrontaciones internacionales se presentaron en Córdoba en distinas épocas. Allí corrieron los italianos, los japoneses, los chilenos, uruguayos y venezolanos, los que dieron grandes espectáculos en la docta. Y en automovilismo además del TC y de la victoria internacional del francés Maurice Trintignant en 1960, se vió la Fórmula Junior en una de sus últimas presentaciones, donde el malogrado Silvio Moser se llevó las palmas de la victoria en una tarde donde el peligro estuvo rondando constantemente.

Fue una época inolvidable. Quedan mil anécdotas y recuerdos de sus carreras, sus hombres y de los dirigentes. Estos debían montar un operativo increíble para evitar “las coladas”.

Se vivía un clima muy especial porque podría decirse que el aficionado sentía el espectáculo muy de cerca, casi tocando las máquinas y la emoción se palpitaba intensamente. Fue una época donde no había otro escenario para competir y por ello el Parque Sarmiento pasó a la historia del deporte cordobés como uno de los más utilizados y recordado por todos los aficionados