Circuito “ALTURAS DE PUNILLA”

La vocación tuerca de la localidad de La Cumbre en el Valle de Punilla, se manifestó con sus primeras competencias de Ford T y Limitada en un circuito denominado “Cuchi Corral”, en la década del 40, y del escenario pavimentado en el ejido urbano, donde se desarrollaron importantes jornadas de Mecánica Nacional Libre y Limitada en la década del 50.

Pasaron mas de 10 años cuando otro grupo de dirigentes no menos entusiastas y siguiendo los pasos de Carlos Paz, donde se concentraba la mayor actividad mecánica, resolvieron organizar pruebas de Turismo en un hermoso circuito que se denominó “Alturas de Punilla”.

Whitefly ©

Este escenario, totalmente asfaltado, tenía una extensión de 20 km. Y atravesaba las localidades de La Cumbre, Cruz Chica, Cruz Alta, Los Cocos, y desde allí a San Esteban por una velocísima recta que llevaba a los competidores nuevamente a La Cumbre. Un circuito muy difícil, trabado y veloz, al mismo tiempo que fue bautizado “el Nürburgring Argentino”.

El 30 de mayo de 1965 se cerró la primera edición con la victoria de Roberto Pedelaborde (Fiat 1500), sumándose Pedro Sancha (Chevrolet 400) en 1968, Osvaldo Rol Juchet (Peugeot 404) en 1967 y Eduardo Rodríguez Canedo en 1968, cerrándose el historial de pruebas con una de Turismo Carretera en 1971 que se adjudicó Luis Rubén Di Palma con Torino.
Esta carrera marca el comienzo en el automovilismo de Carlos Alberto Reutemann a quien le facilitó un Fiat 1500 el equipo Grossi de Rafaela. En La Cumbre demostró el santafecino condiciones que lo llevarían con el tiempo a un sitial envidiable en la actividad internacional dentro de la Fórmula 1 y SP y aunque allí no tuvo suerte, semanas después ganaba su primera carrera en Carlos Paz en el circuito “Onofre Marimón”. Fue uno de los escenarios mas hermosos que tuvo Córdoba con sinuoso veloz y trabado en algunos sectores y de alta velocidad luego de San Esteban donde dejaron huella pilotos de la talla de Cacho Franco, Monguzzi, Perkins, Copello, Cacho Fangio, Gradassi, Ruesch, Pascualini, Cabalén, Cupeiro y Di Palma entre otros. Resultaron jornadas inolvidables por la tradicional hospitalidad de aquel grupo de dirigentes. Hicieron todo por La Cumbre contando con el apoyo del Centro Comercial, Industrial y de Turismo y del Club de Automóviles Sport que organizó alguna de las ediciones.

Whitefly ©

Fotos: Whitefly ©
 


Whitefly ©

Whitefly ©

Whitefly ©